Descargar serie los solteros millonarios

Hola podrias enviarme la serie por correo ya que no se como descargarlos ivonne hotmail. Hola chicas!! Pasar a comentarles que en el foro tenemos todos los libros traducidos! Ambas series. Aun no estan listos en pdf, tenemos pocas correctoras y hacen lo que pueden pero si Dios quiere pronto viene el 9. Gracias x subir los libros!! Hola Chicas! Solo necesito los libros desde el 4 en adelante.

Hola, estoy buscando el 9,10 y 11, me los pueden enviar a mari. Hola no puedo descargar los libros me lo podrías enviar xfi toledo. Buenos días me pueden mandar los libros de la saga the lost andersons, 8,9,10 y 11, gracias. Hola me los podrías pasar todos xq no los puedo descargar mi correo es pilar gmail. Hola lamentablemente no encuentro la solapa biblioteca desde donde se pueden bajar los libros. Podrías enviarme desde el 4 inclusive en adelante? Gracias y te felicito por el blog. Me podrias enviar la seeie de. Porfavor o apartir del 8 Ayalamgrosario gmail.

Me puedes pasar por favor ños tres primeros mariasilvana hotmail. Hola me podrías enviar el 4, 5 y 6 porfa mi correo es kgcardenas gmail. Hola no puedo descargarlos me los puedes pasar los que tengas a mi correo mariasilvana hotmail. Hola me podrías pasar todos los libros ami correo por favor bouayadikram12 outlook. Hola me podías porfavor pasar los libros del 7 en adelante mi correo es luanmomper hotmail. Hola porfavor podrías pasarme la serie ya que leí los 3 primeros libros y quedé enamorada de los Anderson pero me falta todo los otros mi correo es Noelia. Hola me podrías enviar la saga por favor.

Hola me podrias enviar la saga por favor. Muchas Gracias. Hola me podrían enviar esta saga o decirme como puedo descargarlos. Desde ya muchas gracias y mi gmail es dyann gmail. Me podrías enviar los libros de la saga de los a ser si no del 9 en adelante porfi mi correo es tauro01montse hotmail. Me podrías enviar los libros de la saga de los anderson del 9 en adelante porfi mi correo es tauro01montse hotmail.

Buenos días: Pero no encuentro la pestaña que pone biblioteca. Me podrías enviar la saga de los Anderson por favor? Mi correo es susana piensosramonochoa. Holaaaa me encanta esta serie, pero solo me faltan 8, 9, Me los podrias enviar a mi correo?? Alguien tiene el 9 y el 10 mi correo Rodriguezsolange gmail. Hola Solange, podrias mandarme los libros que tengas de esta serie? Mi correo es sbhg aol. Susan Bethel H.

Podrías mandarme todos los libros de la serie, por fisss. Mi correo suoriabalboa gmail. Susana, te invito a que pases por el foro para obtenerlos. Gracias por este blog esta increíble mi correo electrónico es sari gmail. Hola seria maravilloso si me pudieses enviar los ultimos 4 libros mi correo es solamentedana hotmail. Hola me podrías enviar la saga completa mi mail es toledo. Hola me puedes mandar la saga completa por favor? Mi correo es vanessapalmerola18 gmail. Me prodrían enviar la saga compmeta al correo cavicame gmail. Hola, me podrías mandar la serie completa, por favor.

Leí las reseñas y me atraparon completamente.


  • .
  • webcams de sexo.
  • conocer chicas en london?
  • Rincon de Lolur: Serie "Los Solteros Multimillonarios" Melody Anne;
  • ;
  • sexo a todas horas.
  • Anne Marie Winston – Serie Solteros Millonarios – Libros Gratis Magui?

Mi correo es kathycontreras gmail. Gracias gracias de ante mano alejandra. Hola, como puedo conseguir los libros a partir del 8, el 8 inclusive? No logro descargar la serie, por lo que pediría de favor que me lo enviaran todos los libros a mi correo. Hola me gustaria si pueden enviarme los utimos 8 9 y 10 no los puedo bajar mil gracias. Hola por favor me lo podrías mandar a partir del 4 por favor me encantó los libros y no sabes cuanto los quiero terminar de leer por favor.

Hola me puedes mandar los libros por favor a partir del 4 a mi correo lupitamontejo76 gmail. Hola perdona la molestia pero no consigo encontrar los links de descarga como puedo hacerme de las historias dese el libro 4 en adelante mi correo es arqvaleria copetel. Hola, puedes prestarme del libro 4 en adelante porfi? Hola podrías mandarme del 8 al 10 ,me encanta esta serie mi correo es terecua gmail. Por fa me encanta esta serie me mandas 9,10 y 11 a mi correo anaamoedo hotmail. Buenas disculpa.. Gracias , bsllaly gmail. Pasó años en terminar su educación y la suerte de conseguir un trabajo con la famosa Corporación Anderson.

Toman un viaje juntos para aprender a desafiar, la confianza y, en definitiva J oseph Anderson ha decidido que es el momento en que sus tres hijos exitosos encuentren novias. Joseph quiere nietos para llenar su enorme mansión, y él los quiere de inmediato. Tuvo éxito con el casamiento de su hijo mayor y en este intrigante libro nos trae la historia de Alex y Jessica. Alex es un soltero empedernido al que le encanta viajar por todo el mundo y tener tantos romances como sea posible. Eso es hasta que conoce a Jessica Sanders. Jessica proviene de una familia rica, y ha tenido a muchos hombres guapos que se han aprovechado del dinero de su familia.

Cuando conoce al confirmadisimo soltero y conocido playboy, Alex Anderson, ella desconfía de su coqueteo, y trata de evitarlo a toda costa. Ellos tienen pasión, romance, amor y a la familia para guiarlos en medio de este caos. Mark Anderson es un vaquero multimillonario que ama a su rancho tanto como ama a su familia. Él ha visto a sus hermanos mayores encontrar el amor y piensa que no se ve tan mal después de todo. Contrata a una nueva cocinera, a la que encuentra irresistible. George Anderson perdió a su esposa hace cinco años, y luego su familia se vino abajo.

Llega a Seattle y conoce a Jennifer Stellar y las chispas vuelan inmediatamente. Él decide que le gusta lo que ve y de inmediato comienza a perseguirla. Jennifer tuvo una tragedia horrible, y perdió a su hermana y cuñado en un accidente automovilístico. Ella tiene la custodia temporal de su sobrina, y tiene que hacer lo que sea necesario para obtener la custodia total. Ella consigue un buen trabajo con Trenton, y parece que no puede resistirse a los avances del hombre a pesar de que continuamente lo intenta.

Ella quiere una entrevista exclusiva con el famoso Max Anderson. Sin embargo, el hombre se niega a devolver sus llamadas. Se despierta en el hospital para descubrir que ha sido atropellada por un coche por nada menos Max Anderson. Él se ofrece a pagarle, pero sólo hay una cosa que quiere de Max, y eso es obtener su entrevista exclusiva. Él quiere pasar tiempo con ella para averiguar por qué no puede sacarla de su mente, tanto de día como de noche. Éste es el quinto libro de la serie de los Anderson.

Bree ha tenido suficiente de hermanos sobreprotectores y un padre entrometido, así que decide huir a un pequeño pueblo, donde puede demostrar que puede hacerlo por su cuenta. George contrata a Chad, el mejor amigo de Mark y ex-marino para proteger a Bree. Las chispas y las balas vuelan entre Bree y Chad. Cuando el cabeza de familia Anderson, Joseph, sufre un cambio de vida debido a un accidente automovilístico, su familia se esfuerza por encontrar una manera de sobrevivir si no sale del coma.

La familia siempre es lo primero en el multimillonario de Seattle. Conoce las circunstancias que arrancaron a Richard lejos de sus hermanos, Josh y George Anderson, y luego vea cómo la familia finalmente se junta porque los lazos familiares son muy fuertes para mantener a los Anderson separados para siempre. Tienen dos años para tomar un negocio fracasado y que sea un éxito o perder sus fondos fiduciarios, y hacerlo por sí mismo.

Sus hijos obstinados piensan que se ha vuelto loco, pero no saben el poderoso secreto que les puede hacer temablar las rodillas y el deterioro de su familia separarlos para siempre. Storm Crew abre un exclusivo resort en las islas Catalina frente a la costa de California, y el orgullo le llena cuando logra lo imposible. Todo va por buen camino hasta que una rubia entra en su vida y le suplica que le enseñe cómo ser la seductora perfecta.

Haley Sutherland se hace con sus miedos, hecho de ser un alhelí y hecho de ser invisible. Se le ocurre una brillante idea, encontrar a la persona perfecta para enseñarle cómo seducir al hombre que realmente quiere. Enviar esto por correo electrónico BlogThis! Melody Anne , Serie Billionaire Bachelors. Mary Darcy 2 de enero de , Keyla Copo Demera 23 de agosto de , Mary Darcy 24 de agosto de , Georgiana Cretu 27 de octubre de , Karla Edith Estrada Cortes 19 de enero de , Mary Darcy 19 de enero de , Karla Edith Estrada Cortes 29 de mayo de , Mary Darcy 4 de febrero de , Lidia Nuñez 11 de julio de , Anónimo 5 de marzo de , Mary Darcy 6 de marzo de , Anónimo 9 de marzo de , Mary Darcy 10 de marzo de , Anónimo 12 de marzo de , Mary Darcy 12 de marzo de , Anónimo 15 de marzo de , Mary Darcy 16 de marzo de , Saraii 18 de marzo de , Mary Darcy 18 de marzo de , Isela Castro 24 de marzo de , Mary Darcy 25 de marzo de , Anónimo 24 de abril de , Mary Darcy 25 de abril de , Anónimo 4 de junio de , Mary Darcy 5 de junio de , Anónimo 5 de junio de , Mary Darcy 9 de junio de , Anónimo 27 de junio de , Mary Darcy 1 de julio de , Anónimo 28 de junio de , Mola 5 de julio de , Mary Darcy 5 de julio de , Kotoko Izumi 8 de julio de , Mary Darcy 9 de julio de , Kotoko Izumi 9 de julio de , Chechi 16 de julio de , Alejandra Sepulveda 29 de julio de , Anónimo 12 de agosto de , Danie Vazquez 17 de agosto de , Carme Julia Zambrano Bailón 19 de agosto de , Paula Solis 20 de agosto de , Mary Darcy 21 de agosto de , Anónimo 29 de agosto de , Yenni Padron 2 de septiembre de , Samayra Torres 12 de septiembre de , Yasmira Alameda 16 de septiembre de , Anónimo 30 de septiembre de , Anónimo 13 de octubre de , Yuliett 19 de octubre de , Silvia Mayer 29 de octubre de , Kotoko Izumi 17 de noviembre de , Mary Darcy 23 de noviembre de , Kotoko Izumi 13 de diciembre de , Jhonny Puerto Osalde 22 de noviembre de , Unknown 23 de noviembre de , Patricia Ramirez 23 de noviembre de , Fernanda 23 de noviembre de , Anónimo 11 de diciembre de , Unknown 14 de diciembre de , Su imaginación se volvió salvaje como la imaginó tendida sobre su escritorio mientras se abría para él y él se enterraba en su interior, poniendo fin al sufrimiento de ambos.

La marcaría como suya, y ella nunca desearía a otro hombre. La imagen tan nítida en su cabeza, de sus labios gritando su nombre casi rompió su contención. Por alguna razón desconocida, su reacción le relajó. Sabiendo que ella estaba tan tensa como él, hizo que volviera todo el control sobre él, haciéndole sentir que estaba al mando. Lucas se puso de pie, caminó alrededor de su escritorio y se sentó en el borde del mismo, con la pierna casi rozando la suya.

Después de lo que parecieron horas, pero en realidad fueron solo segundos, Amy le entregó el archivo, después de haber supuesto que le preguntaría por él. Se dio cuenta de la piel de gallina que apareció en su brazo. Estaba en control — como tenía que ser. Él sabía que ella era demasiado testaruda como para admitir que su jefe la inquietaba, y de ninguna manera le iba a pedir que tuviese piedad por ella. Había aprendido mucho sobre ella desde el primer día que se conocieron. Si hubiese parecido sentirse molesta de alguna manera, él habría encontrado la fuerza de voluntad para apartarse de ella.

Sabía, sin embargo, que Amy no le temía, sino que se temía a sí misma. Le deseaba tanto como él a ella. La pasión a fuego lento en sus ojos era innegable, aunque tratase de. Quería inclinarse y sentir su acelerado pulso bajo sus labios. La excitación de la mujer era un completo afrodisiaco. Lucas cambió su peso, haciendo que su pierna presionase contra la de ella. Era un juego de voluntades, y él realmente no sabía quién de ellos rompería la suya primero. Estaba poniendo su resistencia al límite — eso era seguro. Si ella pidiera que la dejara marchar, él la dejaría ir, pero esperaba que no lo hiciera.

Le gustaba su juego. Sabía que llegaría a su fin muy pronto. Se estaba poniendo demasiado cachondo estando tan cerca de ella, por lo que les dio a ambos un respiro y empezó a caminar por la habitación.

Serie los solteros multimillonarios pdf descargar - BitBin

Se metieron en una rutina cómoda después de eso, y trabajaron bien juntos durante el resto de la tarde. El tiempo pasó volando, como solía suceder cuando estaba con ella. No quería dejarla ir. Estaba disfrutando de la embriaguez de su olor. Sus seductoras curvas seductoras hacían que su cuerpo se tensase, y su voz corría por sus adentros. Ya era hora de terminar con esa tortura. Una noche juntos, eso era todo lo que necesitaban.

Anne Marie Winston – Serie Solteros Millonarios

Trató de razonar que eso no supondría nada. Si la relación se ponía complicada entre ellos después de que ambos estuviesen mutuamente satisfechos, entonces él la mandaría a otra de las divisiones de la empresa, por lo que nadie saldría herido. La idea de ella dejando de las oficinas creó una desagradable sensación en su interior.

Luchó con lo que debía hacer, lo cual suponía su primera vez. Amy luchaba contra sus propias emociones mientras pasaba el día con Lucas. Verdaderamente no entendía su atracción hacia él. Sí, era guapo, pero eso nunca le había importado a ella antes. A muchas mujeres les gustaban los machos alfa, fuertes, que pensaban que el mundo debía inclinarse ante ellos.

A ella no. Siempre le habían puesto los macho-men como los que conoció en la universidad. No necesitaba ni quería un hombre para sentirse completa. Le gustaba su vida tal y como era y no quería que nadie se inmiscuyera en ella para decirle cómo vivir y qué hacer. Lucas era simplemente otro chico, como tantos de los hombres con los que se había relacionado.

Si rompiera en realidad sus reglas y decidiera involucrarse con alguien, desde luego, no sería alguien como su egoísta jefe. El sexo duraba solo unos minutos, una relación duraba toda la vida. Podría vivir con mal sexo, pero no podría vivir con un gilipollas por marido. Quieres emoción. Te has estado conteniendo desde que apenas aprendiste a caminar, con miedo a desobedecer, con miedo a responder, miedo a pedir alguna cosa.

Ahora, ves a este hombre, a este dominante y magnífico hombre, y quieres que él tome el control. Deseas que te obligue a salir de tu caparazón. Amy se sentó paralizada mientras luchaba en una batalla interna consigo misma. Su mente cuidadosamente controlada peleaba contra lo que se encontraba atrapado en su corazón. A las cinco de la tarde, llamaron a la puerta antes de que el pomo girase. Tom brincó en la habitación. Tengo los teléfonos desviados, y me muero por un Bloody Mary y unas alitas de pollo. Te agradezco que me hayas traído hoy.

Nos vemos el lunes. Se quedó mirando por donde Tom se había marchado durante unos minutos con anhelo en sus ojos. Le encantaría salir de las oficinas, alejarse de la tensión, y sentarse a tomar una copa con su mejor amigo. El humor de Lucas empeoró después de que Tom se hubiera ido.

No esperaba nada de ella, simplemente que acatara su decisión. Amy se sentó por un momento antes de responder. Estaré bien," dijo con los dientes apretados. Sabía que no sería el final de la discusión, pero no iba a dejar que la pisotease todo el dia — jefe o no. Estaba cansada de luchar — con ella misma y con él. Capítulo Cinco Su respuesta le enfureció. Por primera vez, que pudiese recordar, alguien le decía que no, y se encontraba con que no le gustaba en absoluto.

Podía ser testadura, pero ciertamente él la superaba en ese departamento. Estaba acostumbrado a que la gente le hiciera reverencias. Era un poco chocante, aunque no tan desagradable, encontrar a alguien dispuesto a discutir con él. Podía ver que estaba cansada, pero seguía acumulando trabajo sobre ella. Por un lado, todavía estaba enfadado porque se hubiese negado a ir con él, y por otro lado, solo quería estar en su compañía.

Después de que su enfado inicial se pasara un poco, se involucró en sus propias tareas, acostumbrado a quedarse trabajando hasta medianoche terminando sus proyectos. Perdió la noción del tiempo. Lucas se sentía culpable de haber dejado que su temperamento hubiese reemplazado su buen juicio. Nunca le habría hecho quedarse hasta tan tarde. Todo lo que queda se puede hacer la semana que viene," dijo mientras miraba el reloj. Se paró de pie junto al umbral, mientras que Amy guardaba su trabajo y tomaba su bolso y el abrigo.

Ella levantó la vista y se sorprendió de que él todavía estuviese allí. Él sonrió, disfrutando del nerviosísimo que percibió en su voz. Por lo general, las mujeres siempre le perseguían. Le resultaba refrescante tener que ser quien hiciese la persecución ahora, y le gustaba mucho el juego del ratón y el gato al que estaban jugando.

Lucas podía anticipar que la acabaría capturando. Amy presionó el botón del ascensor, y cuando las puertas se abrieron, los dos. Ninguno de los dos habló, ambos perdidos en sus propios pensamientos. Cuando llegaron al vestíbulo, él la siguió fuera del reducido espacio y caminó con ella hacia la puerta principal. Has trabajado hasta muy tarde esta noche. Te enseñaré las fotos cuando mi mujer las lleve a revelar," dijo con una gran sonrisa.

Tenga cuidado de camino a casa," añadió, como si acabara de darse cuenta de que Lucas estaba allí con ellos dos. Voy a llevarla a casa," dijo Lucas con la confianza de saber que su palabra sería acatada sin que le hiciera preguntas al respecto. Paul miró la cara rígida de ella y luego, la firme expresión de su jefe y decidió que no quería estar en medio de lo que fuera que estuviese pasando. Era un hombre inteligente. Que disfruten de su fin de semana. Lucas tiró de Amy a través de las puertas delanteras, agarrando su brazo. Sabía que ella no querría montar una escena delante de Paul, así que salió con él, sin resistirse.

Él sabía que la explosión llegaría cuando estuvieran a solas. Lucas se había estado conteniendo durante un mes, y la tensión dentro de él estaba a punto de ebullición. Tan pronto como estuvieron fuera, Amy se volvió hacia él, con fuego en los ojos, obviamente dispuesta a desatar su furia. Maldita sea, era irresistible cuando estaba enfadada. Quería soltarle ese moño y hundir sus dedos en su sedoso pelo. Amy se quedó rígida durante aproximadamente tres segundos, mientras él buscaba acceso a su boca. Notaría cuando ella se rindiese, cuando toda la ira, la frustración, y la atracción que se había construido entre ellos cedieran con dulce liberación.

Una vez que ella se rindió, sus labios de él se suavizaron, empezando a persuadir en lugar de a exigir. Los brazos de Lucas se deslizaron seductoramente por la espalda de ella, moldeado su cuerpo al de él. No podía acercarse lo suficiente a ella, la ropa de ambos se sentía como un muro de separación. Lucas estaba listo para tomarla allí mismo, en la acera. Empezó a introducir la mano por la parte inferior de su blusa, olvidando que estaban de pie a la vista de quien. Amy se puso rígida cuando volvió a la realidad.

Amy se quedó parada de pie, delante de él, respirando con dificultad, sus ojos habían aumentado el doble de su tamaño normal. Lucas no sabía si estaba aturdida por el beso, la bofetada que le acababa de propinar, o ambos. Se las arregló para recuperar el control, pero solo porque sabía que si duda sería suya. Lucas tenía que actuar para sacarla del hechizo en el que se encontraba.

Verdaderamente había tomado impulso antes de darle el golpe. Desde luego no era una mujer indefensa que no supiera defenderse. Puedes ser rico y guapo, pero yo no soy tuya. Soy tu empleada, no tu puta. Lucas dejó que diera cerca de cinco pasos antes de agarrarla por el brazo y hacerla girar.

Su deseo sin fin por ella le tenía muerto de miedo. Olvídate de lo que ha sucedido esta noche — yo sé que lo haré. Nos vemos el lunes, señor Anderson. Sus palabras fueron aumentando el temperamento de él. Era como si le hubiera tirado un vaso de agua helada a la cara. Lucas estaba a punto de recordarle la química explosiva que había entre los dos. De alguna manera, se las arregló para detenerse.

Él no se olvidaría de ella en un corto plazo de tiempo, y se dio cuenta de que no quería que ella se olvidara de él tampoco. Estuvo tentado a decirle que se estaba tirando un farol, pero sabía que no tendría la fuerza para tener que detenerse a sí mismo en un período de tiempo tan corto. En lugar de besarla como quería, se volvió, tirando de ella tras él.

Trato de librarse de él a cada paso del camino, pero Lucas supuso que ella sabría que sus palabras no servirían de nada, porque se mantuvo en silencio. Puso el coche en marcha y salió del parking.

Por supuesto, si prefieres venir a mi casa y terminar lo que hemos empezado en la calle, me parecería bien también," ofreció. Se sentía atrapada entre la espada y la pared. Planeaba salir de su situación en la que vivía actualmente en cuanto tuviese suficiente dinero ahorrado.

Pensó por un momento, antes de darle la dirección de un complejo de apartamentos cercano. Sabía que si él realmente quería encontrar su casa, sería perfectamente capaz de hacerlo, pero, por otro lado, no veía que alguna vez él fuese a tener una razón para ir a buscarla. Se detuvieron al lado del edificio, y ella vio un coche dar las luces traseras. Sabía que tendría que actuar con rapidez, o él insistiría en acompañarla hasta la puerta.

Saltó fuera antes de que él pudiera detenerla y luego corrió por el lateral del edificio. Supuso que estaría furioso con ella por haber tomado las riendas de la situación. De vez en cuando el hombre tenía que perder alguna batalla, aunque estaba segura que siempre ganaba la guerra. Finalmente, cuando pensó que Lucas se habría ido, se deslizó hacia fuera y se coló en la parte delantera del edificio, mirando alrededor, viendo a ver si veía el coche de su jefe.

La costa estaba despejada. Suspiró para sus adentros. Tenía alrededor de un paseo de tres kilómetros hasta llegar a su casa, y los zapatos que llevaba no estaban hechos para ello. Dijo una oración silenciosa para que no la asaltaran por el camino. El barrio no era exactamente lo que se dice "amistosamente familiar," y por lo general nunca estaba en la calle tan tarde y sola. Una hora pasó antes de que Amy llegara a su casa. Suspiró con disgusto. Era una casa.

Tuvo que rascar la porquería de su habitación de arriba a abajo durante dos días seguidos antes de dormir en ella. Necesitaba permanecer en ella solo el tiempo suficiente para terminar su título universitario. Trabajó a tiempo completo mientras que iba a clase pero apenas ganó lo suficiente para pagar la matrícula, y mucho menos para los gastos de subsistencia. Siempre había estado dispuesta a hacer todo lo necesario para labrarse un futuro mejor para sí misma. No tenía miedo a trabajar duro y se lo había demostrado a sí misma, y a otros, a lo largo de los años.

Su madre había sido el peor padre imaginable y la había llevado de una casa derruida a otra. Amy siempre había estado hambrienta, sucia, y tuvo que enfrentarse a muchos amigos de su madre a diario. Estaba muy agradecida de haber descubierto las bibliotecas locales como sus santuarios a una edad temprana y de que se enamorase de la lectura. Pasaba horas devorando todo libro imaginable, desde la apertura hasta el cierre del lugar. La madre de Amy murió cuando ella tenía catorce años, y ella fue una de las pocas afortunadas que fueron colocadas en una buena casa de acogida.

Allí fue donde recibió su primera oportunidad real en la vida. Amy había llorado su madre, aunque ella no merecía ser llorada. Se había sentido culpable por la felicidad que sintió de poder dormir finalmente en una cama caliente cada noche con el estómago lleno. Había pasado de un apartamento infestado de drogas, a un barrio familiar con una gran escuela, e incluso había conseguido ganar algunas becas. Ya sabía cómo sobrevivir en la nada y una vez se graduó y obtuvo el gran trabajo en la Corporación Anderson, sus sueños se fueron acercando cada vez a la realidad. Amy volvió a la realidad entrando en su piso de alquiler compartido y miró alrededor de su habitación en ruinas.

Muchas cosas habían cambiado en su vida. Se había graduado, había conseguido el trabajo de sus sueños, y había desarrollado una fuerte amistad con un gran tipo. No podía estar ni una sola hora sin pensar en su nombre. Hasta sus sueños estaban llenos de su jefe. Deseaba que él no la desease. Quería salir de allí ya. Después de dar vueltas durante varias horas, Amy finalmente se quedó dormida en el momento en que el sol comenzaba a salir. Menos mal que era fin de semana. Su voz era inconfundible. La dirección que aparecer en su expediente personal debe estar equivocada.

Se dejó su bolso en el coche la noche anterior, y tengo que devolvérselo. Podría acercarle el bolso. Tom pensó que así todos estarían contentos. Se imaginó mal. Me encargaré de hacerle llegar el bolso a Amy por mí mismo. Si fueras tan amable de darme esa dirección ahora, entonces yo podría darle el bolso. Ahora era fría como el hielo. De verdad, verdad que no es mi tipo, si sabe lo que quiero decir. Así que no tiene que preocuparse porque vayamos a salir juntos o haya algo entre nosotros. Todavía estaba molesto porque Amy hubiese salido corriendo de su vehículo la noche anterior.

Ahora tenía dos empleados que no parecían querer darle lo que necesitaba. Estaba tratando de no estrangularlos a los dos. Si traiciono su confianza, nuestra relación. Realmente me encantaría ayudarle, y sé que puede despedirme por esto, pero no le puedo dar algo que no me corresponde darlo. Simplemente llamó a la sociedad de gestión de los apartamentos y les preguntó si vivía allí. Le dijeron que no era actualmente una residente, pero que a principios de semana había presentado una solicitud para uno de sus apartamentos.


  • Serie Los solteros multimillonarios (Melody Anne).
  • ♥Las locas de atar con la corbata de Grey♥: serie solteros multimillonarios - Melody Ann;
  • Entradas populares.
  • mujer busca hombre san miguel de tucuman.
  • paginas para conocer solteros;
  • mujer soltera busca hombre cali.
  • mujeres solteras en plainfield nj.

Tenían una unidad que se iba a quedar libre en tres semanas, y Amy la había reservado. Ser nueva era algo negativo, pero hablaron con su padre a principios de semana y, como Joseph la respaldó, estaban encantados de tenerla por inquilina.

Serie los solteros multimillonarios pdf descargar

Sé que vive en una mierda de casa en este momento, pero voy a ofrecerle un lugar donde quedarse un par de semanas hasta que se mude a su nuevo apartamento," Tom habló con rapidez antes de que Lucas fuera capaz de cortarle. Estaba empezando a sentir que estaba perdiendo su gancho. No sacaría nada en claro con el amigo de Amy. Una cosa era segura, el hombre tenía agallas. Parecía que Amy inspiraba una profunda lealtad en todos los que la querían.

Tom fue olvidado en el instante en el que el teléfono hizo contacto con la base. Después de una hora de hablar con varias personas, Lucas tenía la información que quería. Había crecido con dinero, pero había aprendido desde temprana edad a no utilizarlo contra las personas. El barrio no le haría sentir bien incluso si estuviera por allí durante el día, así que mucho menos por la noche. Cuando por fin puedo ver de cerca la verdadera casa en la que Amy vivía, se quedó paralizado.

No le desearía ni a su peor enemigo que viviese en esa casa, ni en el barrio, llegado el caso. Había sido voluntario desde que era un niño, al igual que sus hermanos. Lucas subió los escalones cuidadosamente, temiendo caerse por el porche en ruinas. La puerta no parecía mejor, y hubiese deseado haber tenido un poco desinfectante de. De mala gana, levantó el puño y golpeó con fuerza para que pudiera ser oído por encima de los chillidos de los animales, que parecían venir de todas las direcciones.

El olor característico a orina, que esperaba perteneciese a los animales, salía a través de los rieles podridos del pórtico. Amy había estado con la empresa durante un mes, demasiado tiempo para que tuviese que seguir viviendo en barrios bajos. Se traía a casa un ordenador de trabajo con información confidencial sobre el mismo. Si acababa en las manos equivocadas, podría destruir masivas horas de trabajo Debería haber pedido un adelanto, haber hecho algo para salir de este sitio lo antes posible. Hasta el necio orgullo tenía sus límites. A Lucas le resultaba difícil disimular su cara de disgusto mientras miraba a la del hombre apestoso, que no parecía tener idea de lo que era un peine o una cuchilla.

Encontraría a Amy y los sacaría a los dos de allí. Apuesto a que alguien como usted disfruta de la ilusión de inocencia, y ella tiene grandes dosis de eso. Supongo que yo no hago suficiente dinero para pagar por sus servicios. Tenía que encontrar a Amy antes de hacer nada precipitado. Amy, tienes aquí a un hombre alto y poderoso que quiere verte," le gritó antes de alejarse de la puerta. Estaba loco, y Lucas tenía que sacarla de allí. No podía entender cómo se sentiría segura teniéndole cerca. Parecía un ciervo encandilado por los pelos de una ballesta, y sabía que Amy preferiría ser tragada por el suelo donde se sostenía la mugrienta casa antes que hablar con él.

A Lucas le hubiera hecho gracia la expresión de Amy en cualquier otra situación, pero verla en esa casa sucia, con ese hombre asqueroso cerca, alejaba cualquier resto de humor. Solo voy a estar aquí temporalmente, lo juro. Me mudaré a esos apartamentos en un par de semanas. Tenía tanta prisa por alejarse anoche, que se dejó su bolso en el coche," respondió. Ella miró hacia abajo y lo vio en su mano. Ella se retiró un poco, evitando el contacto físico. Tenemos que hablar," fue todo lo que dijo en respuesta. Esas palabras finalmente le hicieron levantar la vista, y un poco de color volvió a su cara lavada.

Bien, pensó él, preferiría verla enfadada, antes que avergonzada o derrotada. Su actitud desdeñosa estaba empezando a sacarle de sus casillas. Ella se dio la vuelta ante el sonido de la puerta al cerrarse. Los ojos de Amy se inyectaron en fuego cuando se volvió para mirarle. Finalmente, Lucas logró apartar su mirada de ella mientras miraba alrededor de su pequeño lugar.

Su habitación era casi No creía que hubiese una sola mota de polvo a la vista. Era pequeña — muy pequeña. La ropa estaba colgada de un alambre contra la pared del fondo, algunas de las prendas le garantizarían varias noches sin dormir. También tenía una cesta en la esquina con jabón de lavar a su lado.

En la otra pared había un pequeño armario con una mini-nevera y un pequeño hornillo en la parte superior. En el centro de la habitación, solo un par de metros delante de él había una cama de matrimonio. Tenía un tejido bonito en la superficie. El mueble parecía estar reposando en una especie de bloques. Podía ver que Amy había puesto un gran esfuerzo en su pequeño espacio, pero por desgracia, poner un recipiente de porcelana en una alcantarilla no hace que la alcantarilla sea mejor. No se ve la hermosa taza, solo el barro que la cubre. Lucas finalmente pareció darse cuenta de que estaban de pie a solas en su pequeña habitación, una cama acogedora frente a él.

Su mirada devoró a Amy en toda su gloria furiosa, y su propia furia disminuyó repentinamente, dejando necesidad en su lugar. Lucas dio un paso hacia Amy. Había jurado que no empezaría nada que no pudiese terminar, y tan repugnante como la casa estaba, había una cama limpia delante de él, lo cual sería suficiente. Lucas se preparó para golpearle, algo que no había hecho desde su época universitaria. Obviamente, tienes una clientela rica, por lo que deberías tener ese dinero en efectivo a mano.

Recoges tus cosas y siempre tienes esa mirada de desprecio en tu cara. Viendo a uno de tus novios puedo decir que tienes un montón de pasta. Normalmente, Lucas no habría consentido que ese tipo la hablase de esa manera, pero las cosas estaban saliendo mejor de lo que podía haber esperado.

Había estado pensando en exigir a Amy que abandonase ese lugar, pero ahora no era él quien parecía el malo. Lucas lograría sacarla de esa casa y el borracho vagabundo sería el responsable. Ni a ti ni a este pedazo de mierda que tienes por casa. Siempre te he pagado a tiempo cada mes solo para que cogieras mi dinero y fueses a emborracharte. Me he quedado aquí porque no he tenido otra opción, y para tu información, me iba a ir de aquí en un par de semanas, de todos modos. Ella se va a ir, pero hasta que lo haga, sal de su habitación.

Y como la vuelvas a hablar de esa manera vas a tener que vértelas conmigo," dijo Lucas. Hasta él sabía que no debía desobedecer a Lucas. Yo lo sustituiré todo. Es solo que tu compañero de piso es muy inestable, y quiero sacarte de aquí lo antes posible. Ella trató de empujarle, pero era. Dejó de luchar contra él y se rindió al desconsuelo que sentía en ese momento, sollozando contra su pecho.

Cuando los sollozos se calmaron y ella fue capaz de recomponerse, él la ayudó a reunir todas sus cosas. Para cuando terminaron, su hermano, Alex, llegó con su furgoneta. Lucas vio cómo su cara se ponía de un color rojo brillante después de que esas palabras se le escaparan de la boca. Lucas de repente sonrió, su primera sonrisa en mucho tiempo. Le gustaba que Amy lo comparase con un Dios. Era agradable saber que le encontraba sexy. Desde luego no era tan inmune a él como estaba tratando de hacerle creer.

Amy estaba demasiado aturdida para decir nada. Era tan guapo como su hermano, con un cuerpo a la altura, y sin embargo, su toque no hizo que saltaran fuegos artificiales. Ese hecho no agradó a Amy. Si se sintiera atraída por, entonces también se podría explicar su atracción por Lucas. Amy, este es mi ofensivo hermano menor, Alex. Siempre estoy dispuesto a ayudar a una damisela en apuros," dijo con un guiño, haciendo que las mejillas de ella se calentasen.

Si pudieras apartar tus hormonas durante cinco minutos al menos, podríamos limpiar la habitación de cosas y largarnos. Lucas le envió una mirada asesina antes de que los dos hombres se pusieran manos a la obra. Antes de que Amy supiese lo que estaba pasando, su habitación estaba. Amy fue sacada de sus pensamientos, cuando las palabras de Alex la sobresaltaron. Eres impresionante y demasiado buena para él. No rompas mi corazón.

Amy se quedó anclada en el cemento durante varios segundos, y levantó la mano hacia sus labios. Nunca había estado tan cerca de hombres tan confiados con anterioridad y le resultaba difícil imaginar cómo se suponía que debía actuar. Los chicos con los que se relacionaba no solían besarla en la mejilla, por no hablar de los labios. Finalmente, se entregó a su buen humor natural y se echó a reír.

Descubrió que le gustaba su coqueteo inofensivo. Le hacía sentir mucho mejor después del día que había tenido. Lucas, por su parte, no parecía tan divertido. Deja que sus hormonas manejen toda su vida, y le gustan las mujeres bonitas, pero es inofensivo. Vio que Lucas estaba irritado, pero no furioso. Se dio cuenta de que los hermanos se preocupaban entre ellos. También parecía que les gustaba picarse constantemente. Ella no quería estar en medio de todo eso.

No era lo suficientemente fuerte para ello. Lucas no admitiría cómo había deseado darle un puñetazo a su hermano por atreverse a besar a su mujer. Al igual que no admitiría lo celoso que estaba en ese momento porque ella no hubiese abofeteado a Alex después de haberlo hecho. Se obligó a calmarse porque sabía que Alex solo estaba tratando de sacarle de quicio.

Había funcionado. Cuando llegaron al lado del pasajero de su coche, Amy de pronto dudó. Ni siquiera sé dónde voy a ir todavía. Voy a llevarte a casa de mis padres por ahora. Lucas se echó a reír mientras bordeaba el coche. Sabía lo que ella estaba sintiendo. Cuando su padre hacía señas, la gente se le aproximaba. Y no porque fuera el cabeza de familia. Se acercaban porque el hombre se hacía ganar un respeto. Le obedecían porque es el tipo del hombre frente al cual te inclinarías sin rechistar.

Había sido un padre excepcional, nunca anteponiendo el trabajo por delante de su familia, y él era siempre al que acudían cada vez que alguno de los chicos tenía un problema — o una buena noticia, llegado el caso. Él ya era consciente de la situación de Amy porque la familia siempre lo compartía todo.

Lucas y Amy no hablaron de camino a la mansión de la familia. Sabía que ella necesitaba tiempo para calmarse. Necesitaba tiempo para recomponerse porque estaba a punto de ser arrojada en el caos de su familia. Todo el mundo estaba en casa este fin de semana para el cumpleaños de su madre. Cualquier día de fiesta era causa de reunión, pero el cumpleaños de su madre era un gran acontecimiento. Su padre siempre dijo que el nacimiento de su esposa era un gran motivo de celebración.

Ella era la luz de su vida y su mundo hubiera estado vacío sin ella. Pensaba que su cumpleaños debe ser un día de fiesta nacional. Amy interrumpió sus pensamientos cuando por fin habló mientras se acercaban a la casa. Este no es probablemente el mejor momento para quedarme aquí. Amy se miró a sí misma y luego de nuevo a él. Ellos nunca tratarían mal a alguien por la manera en que estuviesen vestidos, o porque no tuviesen tanto dinero.

Somos gente normal, como cualquier otra persona. Sus palabras funcionaron como un encanto. Ella abrió los ojos al pensar en lo que él había dicho, entonces el fuego que a él le gustaba ver inundó sus ojos. Le gustaba que tuviera capacidad de defenderse, levantarle la confianza en sí misma. No quería un ratón de mujer sentada a su lado. Quería una mujer fuerte, obstinada, que le desafiase y encendiese su sangre. Una cosa que Amy tenía que aprender de él era que siempre conseguía lo que quería, y en este momento él la quería con él.

Lucas bordeó el coche y la ayudó a salir. Puso su brazo en el de ella y la medio arrastró por la acera. Ella ya había estado en la mansión cuando hizo su entrevista de trabajo, así que al menos no tenía por qué sentirse tan intimidada en esta ocasión. A pesar de que había estado allí antes, se dio cuenta de cómo la belleza de todo el lugar la dejó sin aliento. Lucas estaba acostumbrado a la casa de su infancia, pero sabía la impresión que generaba en un extraño. Era impresionante. Le gustaba estar con ella, a pesar de que sabía que no debía hacerlo. No importaba, sin embargo, estaba en casa y Amy estaba a salvo.

Se sentía muy bien. He estado aquí durante media hora ya, y yo no era el que conducía el coche de carreras. Hemos estado separados durante tanto tiempo. Lanzó su brazo alrededor de ella y la arrastró por la habitación para tomar una copa. Lucas negó con la cabeza mientras rodó su mirada en exasperación. Él iba a asegurarse de dejarles claro a sus dos hermanos que Amy no estaba en el mercado. Se sorprendió al ver los celos que le corroían. Nunca se había sentido lo mismo por cualquier otra mujer con la que hubiese salido. Si alguien estuviera dispuesto a huir con alguno de sus hermanos, le diría adiós alegremente.

Tenían un código entre ellos y nunca lo rompían. Por otra parte, poner a uno de esos hermanos celoso era un asunto completamente diferente, y a cada uno de esos chicos le encantaba apretarle las tuercas a los otros. Empezó a caminar para recuperar a su mujer Nada de lo que preocuparse," Amy le dijo a Esther con buena cara. Lucas vio que Amy no estaba acostumbrada a que la gente se preocupara por ella, o la quisieran, dado el caso. Tendría que acostumbrarse a ambas cosas.

Los empleados de los Anderson eran considerados parte de la familia. Se preocupaban de su gente. Sus días de soportar el peso del mundo sobre sus propios hombros habían terminado. Quería decir que qué tal te va la vida. Me he enterado de lo que ha pasado en tu casa," dijo con simpatía. Antes de Amy supiera lo que estaba pasando, se vio envuelto en un abrazo. Notó como su garganta se le hacía un nudo mientras que Esther la abrazaba.

Nos vamos a conocer muy bien, porque esta familia se hace cargo de sus seres queridos," dijo. Es algo estupendo tener estos jefes tan increíbles," Amy finalmente logró soltar. Me encantó trabajar en las oficinas de Joseph todos esos años. Vi crecer a los tres niños mientras corrían por los pasillos. Entonces me hice íntima de Katherine. No estoy acostumbrada a que la gente se preocupe por mí. Parece un poco surrealista, como si me fuera a despertar en cualquier momento. Espero realmente que no sea el caso," admitió Amy. Estoy seguro de que te has dado cuenta de todas estas personas dando vueltas por aquí.

Él continuó hablando antes de que ella tuviera oportunidad de responder. Vamos, vamos, quiero que la conozcas, y también a otras personas. Le he contado todo sobre nuestra nueva empleada," concluyó. Joseph puso su brazo en el de ella, y Amy tuvo que correr un poco para seguirle el ritmo. Era posible que se hubiera retirado de ser presidente, pero había dirigido la compañía durante muchos años y todavía era una parte decisiva de la misma. No creía que fuera posible reemplazar a Esther, pero hemos tenido mucha suerte en nuestro primer intento," dijo Joseph mientras se acercaba a una mujer elegante, que no parecía en absoluto tener cincuenta años.

Su melena blanca estaba perfectamente estilada contra sus delgados hombros. Sus ojos marrones brillantes tenían pequeñas líneas alrededor de ellos, por lo que era evidente que la mujer tendría que sonreír mucho. He oído hablar mucho de ti. Siento mucho tus circunstancias, querida. No dejes que esta multitud te abrume demasiado. Sé que hay. Antes de que Amy pudiera hablar, Katherine tiró de ella en un abrazo.

Amy se estaba dando cuenta de que los Anderson eran una tribu cariñosa, y que no eran solo los chicos. Todo el mundo parecía bastante cómodo dando abrazos, besos incluso. La dulce fragancia a canela de Katherine llenó la nariz de Amy, consolidando ese momento en su memoria. La madre biológica de Amy nunca la había abrazado. Abrazar a su familia fuertemente era algo que Amy se había prometido hacer todos los días, cuando tuviera sus propios hijos. Se encontró que quería saborear el corriente continuo de aceptación que los Anderson ofrecían.

La mayoría de las veces ella pensaba que no le importaba no tener lazos familiares propios, pero al ver a todos los tan atentos Andersons juntos en una sala, se estaba dando cuenta de lo que se estaba perdiendo. Anhelaba un vínculo familiar similar. Me encanta mi cumpleaños, ya que siempre es maravilloso tener a mi familia y amigos cerca. Nos veremos mucho con tu nuevo trabajo.

No era de extrañar que su tarifa de facturación fuese tan baja. El corazón de Amy se llenó de gratitud de nuevo por haber conseguido este trabajo. Hay una gran cantidad de ejecutivos de las oficinas que es posible que reconozcas, pero sé que siempre lleva un tiempo aprenderse todos los nombres. Este es un buen lugar para hacerlo. Durante los siguientes veinte minutos, Joseph la arrastró por toda la enorme habitación — haciendo tantas presentaciones que Amy sabría que nunca se acordaría.

A pesar de que la gente estaba vestida casualmente con sus camisas de polo y pantalones caqui recién planchados, todavía se sentía incómoda de pie entre ellos llevando esos vaqueros viejos y una camiseta. Mientras hacían las rondas finales, se produjo un gran revuelo en la sala. Ella levantó la vista para ver lo que estaba causando tan conmoción, cuando de pronto de pie delante de ella apareció otro Dios griego. Madre de Dios, se le veía sexy como un pecado en sus gastados y ajustados vaqueros Wrangler y sombrero de vaquero negro que habría visto días mejores.

Una sonrisa de oreja a oreja terminaba con su arrollador look. A pesar de que su ropa estaba casi tan gastada como la de ella, él la lucía muy bien— increíblemente bien. Pensó que te habrías olvidado de su cumpleaños," dijo Joseph, antes de inclinarse y darle un abrazo a su hijo. Isabelle estaba dando a luz y tenía que asegurarme de que estaba bien. Tengo que hablar con él," preguntó Mark, antes de que sus ojos se encontraran con los de ella. Los tres juntos deberían hacer que las de rodillas de las mujeres se aflojasen. Mark miró a Lucas, dibujó una gran sonrisa en su cara, y luego se volvió hacia ella.

Amy pensó que sus propias rodillas podrían aflojarse. Había un atractivo sexual poco refinado escrito por todo él, y Amy tenía que admitir que no le dolían los ojos al mirarle. Amy no tenía manera de saber que la mirada que Lucas le estaba dando a su hermano decía claramente que Amy no era solo su asistente. De inmediato ella se puso roja, luego bajó la mirada, no quería que se diera cuenta de que se estaba muriendo de la vergüenza.

Esta es Amy Harper. Es la nueva secretaria ejecutiva del despreciable de tu hermano," dijo Joseph con una sonrisa. Besas realmente bien," le dijo con un guiño. Amy temía que su cara se quedara de color escarlata todo el tiempo que estuviera rodeada por los hombres Anderson.

Con ese físico y confianza, tenía la sensación de que cada uno de ellos pensaba que podía comerse el mundo. Ella debería sentirse ofendida por haber sido besada por los tres hermanos, pero no tenía ganas de quejarse. Ni Alex ni Mark habían tratado de profundizar sus besos. Como Amy comparó los tres besos que recibió por separado de cada uno de los chicos Anderson, se consternó al encontrar que solo el toque de Lucas causó un destello ardiente en su interior. Una revelación no demasiado alentadora. Sabía que los hermanos de Lucas estaban flirteando inocentemente con ella, pero por lo general, cuando una mujer era besada por un hombre tan dulce y francamente guapo como Mark y Alex eran, no podía controlar la respuesta natural de su cuerpo.

Se encontró reflexionando sobre lo que debía hacer cuando Lucas se acercara a ellos. Voy a llevarla a que coma algo. Amy ni siquiera se había dado cuenta de que su brazo todavía estaba a su alrededor hasta que Lucas lo señaló. Con eso, la apartó de Mark, y al instante ella tenía los brazos de Lucas en el mismo lugar. Estaba empezando a sentirse como un juguete nuevo que se iban rifando por la habitación.

Definitivamente tendría que corregir a Lucas respecto a lo que le iba diciendo a todo el mundo sobre su disponibilidad. Como Lucas puso la mano sobre su hombro, los dedos se deslizaron y los frotó contra su clavícula, Amy sintió ese calor familiar que comenzaba a recorrerla por dentro. Amy se imaginó que tenía dos opciones en la materia. Por un lado podría irritarse o podría verle el humor a la situación. Lucas la miró y ella no entendía por qué estaba tan molesto. No, no se había reído cuando él la había besado, pero de nuevo, su cuerpo se había acalorado durante todo el tiempo, haciéndola olvidar dónde estaba.

Lucas le daba miedo — le hacía olvidar que no quería una relación. Ella no podía besarle, era demasiado peligroso. Él la miró intensamente durante unos momentos antes de que seguir caminando. Ella dejó escapar un suspiro de alivio cuando él abandonó el tema. Un incómodo silencio les rodeaba, mientras que cada uno de ellos se hacía con un plato. Trató de apartar todo eso de su mente mientras Lucas la conducía a una mesa y se sentaban.

Pronto, fueron rodeados y Amy se sorprendió al darse cuenta de que estaba disfrutando de la noche mientras la fiesta se alargaba hasta bien entrada la noche. Amy dejó sus problemas a un lado e incluso olvidó que estaba técnicamente sin hogar por el momento. Todo saldría bien. Tenía que hacerlo, porque estaba empezando a sentirse segura por primera vez en su vida.

Sus problemas treparon de nuevo hasta su mente, ahora que tenía un momento para sí misma para considerarlos de nuevo. No tenía mucho dinero ahorrado. Tenía sus dos primeros cheques de pago, que eran impresionantes, pero ese dinero se suponía que era para pagar la señal de su nuevo apartamento. Oh bueno, pensó. No tenía otro remedio. Sus planes se retrasarían un mes o dos, pero era un contratiempo menor — algo que ella podría manejar. Estaba tan cerca de sus metas que nada iba a detenerla. Viendo todo lo que le había sucedido, esto no suponía un gran problema. Le preocupaba no estar lo suficientemente cualificada para el trabajo y que la despidiera cualquier día.

Ella sabía lógicamente que no la invitaría a una fiesta solo para despedirla después, pero viviendo como siempre lo había hecho, el miedo era parte de su instinto natural. Amy no pudo evitar sonreír ante su buen humor. A Katherine le tenía que haber llevado años decorar toda la cosa. Amy miró a su alrededor pensando que era un trabajo que ella realmente disfrutaría. Había considerado estudiar diseño de interiores en la escuela, pero sabía que los buenos trabajos eran difíciles de conseguir en el mercado, por lo que fue inteligente y eligió tirar por la rama de los negocios en su lugar.

A pesar de que le hubiera gustado tener el lujo de elegir el trabajo que realmente quisiera, no lo hacía. Su primera prioridad era asegurar su futuro. Nunca viviría en un ambiente inseguro de nuevo. Quería una familia y no podría tener una hasta que no hubiese ubicado su vida. A medida que se acercaban a su oficina, ella terminó deteniéndose sin darse cuenta, al encontrarse con un cuadro en particular. Era una obra de su artista favorito, Thomas. Una hermosa casa sentada al lado de un arroyo, una de las pinturas favoritas de Amy. Era impresionante, como toda la obra de Kinkaid.

La forma en que pintaba hacía parecer como si el agua se estuviese realmente moviendo, y las luces de la casa estuvieran encendidas, haciéndole señas para que entrara. Amy se perdió la sonrisa que Joseph puso al ver su expresión de éxtasis mientras contemplaba la pieza de arte. La chica no se impresionaba con las estatuas de millones de dólares o los coches de lujo. Se impresionaba ante verdaderas obras de belleza. Sería una gran adición a la familia. Joseph se enorgullecía de su habilidad para leer a través de una persona en un corto período de tiempo.

Eso era por lo que tuvo tanto éxito durante todos esos años como CEO. Estaba sola, necesitaba una familia, y tenía miedo de confiar en la gente.

'+relatedpoststitle+'

También tenía un corazón de oro. La había estado observando durante la mayor parte de la noche, cómo se relacionaba con la gente en la sala. Siempre intentando que todo el mundo se sintiera cómodo, aunque el estrés se cerniese sobre su vida en este momento. No podía imaginar lo que se tenía que sentir al estar sin un hogar seguro. Sería una maravillosa esposa para su hijo. Joseph ya podía ver que Lucas no podía apartar los ojos de Amy.

Era obvio que ella estaba desarrollando fuertes sentimientos hacia Lucas también. Joseph esperaba asistir a la boda en primavera. De ese modo, podría tener un nieto antes de Navidad. No habría nada mejor que eso. Amy salió de su ensueño, murmuró una disculpa, y continuó siguiendo a Joseph en el camino hacia la oficina de su casa. Una enorme chimenea dominaba la mitad de una pared, un fuego ardía en su interior, el crujido de madera, enviando un olor a pino dulce al aire. Había varias sillas de apariencia cómoda dispuestas cerca del fuego, y una librería que iba del suelo al techo y que unía una pared de dos pisos.

Amy se acercó a la estantería y encontró algunos de sus títulos favoritos sentados sobre los estantes. Se contuvo, justo a tiempo, antes de agarrar una de las copias. Eso sonaba casi perfecto en ese momento. Lucas entró en la habitación, haciendo que los ojos de Amy fuesen atraídos inmediatamente hacia él, bebiendo su forma impecable. Se olvidó de Joseph, que estaba cómodamente sentado en una de las sillas de la sala cerca del fuego, observando meticulosamente el intercambio silencioso entre los dos.

El calor se extendió a través de ella mientras le miraba, a pesar de que había estado con él solo una hora antes. Algo en el ambiente íntimo de la oficina hizo que sus pensamientos se volvieran inmediatamente hacia el sexo. Apartó la mirada solo para echar un vistazo a la alfombra suave desplegada delante del fuego. Amy se imaginó a sí misma atrapada en los brazos de Lucas mientras la cabeza de este bajaba lentamente para tomar su pezón repentinamente erecto en su boca.

Se preguntó a sí misma. No vas a enamorarte de tu jefe.


admin